Institutio Polaco de Cultura Madrid
Volver

70 años del fin de la II Guerra Mundial en Europa

70 años del fin de la II Guerra Mundial en Europa
Gen. Alfred Jodl firma la capitulación incondicional, 7.05.1945 / Franklin D. Roosevelt Library Public Domain Photographs

En la primavera del año 1945, la victoria de los aliados en la guerra contra la Alemania nazi no fue amenazada de ninguna manera. Las únicas cuestiones que quedaban por decidireran, por un lado, la fecha y, por otro lado, cuyos ejércitos serían los primeros en marchar hacia Berlín. La hora en la que se firmó el acta de la capitulación ocasionó el hecho de que, actualmente, en los países occidentales el final de la guerra se conmemora el 8 de mayo. Sin embargo, en Rusia y, también, en muchos Estados de la antigua Unión Soviética, la gran victoria sobre el fascismo se celebra un día más tarde. 
 
El 30 de abril de 1945, Adolf Hitler, antes de suicidarse, designó al almirante Karl Dönitz como su sucesor. A pesar de que este nombramiento, desde el punto de vista formal, no tuvo ningún efecto legal, en la práctica, la decisión de rendirse dependía, ante todo, de Dönitz, presidente de Alemania y comandante supremo de la Wehrmacht.
 
Al principio, Dönitz no pensaba en darse por vencido, sino en el armisticio en el Frente Occidental y, asimismo, en continuar la lucha contra el Ejército Rojo. Así pues, intentaba ganar tiempo y crear condiciones beneficiosas para que el mayor número posible de soldados y civiles alemanes pudiera hallarse en el territorio ocupado por los Aliados Occidentales. No obstante, dichos eventos iban desarrollándose de manera tan acelerada que, el día 2 de mayo, Berlín se rindió y, también, lo hicieron las tropas alemanas estacionadas en el sur de Alemania, Tirol, el oeste de Austria, Dinamarca y los Países Bajos, tres días más tarde. Dwight Eisenhower ni quería oír hablar de la paz separatista y rechazó la propuesta alemana.
 
En consecuencia, el 7 de mayo (a las 2:41 de la mañana), en la sede de la Fuerza Expedicionaria Aliada, situada en la ciudad francesa Reims, quedó firmado el Acta de Rendición Militar. En nombre de Alemania, el mencionado acuerdo fue firmado (actuando bajo la autoridad de Dönitz) por el general Alfred Jodl y, además, la delegación alemana incluía a los generales Wilhelm Oxenius y Hans-Georg von Friedeburg. En nombre de los aliados, dicho documento se firmó por el general estadounidense Walter Bedell Smithel, mientras que el general francés François Sevez actuó como testigo. El Acta de Rendición Militar también llevaba la firma de Ivan Susloparov, representante de la URSS.
Susloparov, quien fue informado por los Aliados Occidentales sobre la intención de firmar el acta de la capitulación, pidió de inmediato instrucciones a Moscú. Sin embargo, al no recibirse respuesta, el general soviético, temiendo que la Unión Soviética pudiera ser excluida del mencionado acta, decidió poner su firma en el documento. No obstante, Stalin planeaba hacer algo totalmente diferente, o sea, mandó a Susloparov a la URSS, exigió la repetición del acta de la capitulación y, luego, autorizó a Marshal Georgy Zhukov para firmarlo en nombre de la URSS.
A partir del momento de firmar el documento, es decir, el 7 de mayo, que preveía la posibilidad de aprobar un nuevo acto “general”, los Aliados Occidentales acordaron poner la firma en el otro. La ceremonia había sido planeada para realizarse el 8 de mayo, sin embargo, debido a las dudas sobre la participación del reperesentante de Francia, la firma se retrasó hasta las 22:43 horas. Así que en nombre de Alemania, el acta de la capitulación fue firmado por Wilhelm Keitel, Hans-Georg von Friedeburg y Hans-Jürgen Stumpff. Mientras que, en nombre de los aliados, dicho documento se firmó por Georgy Zhukov (la URSS), Artur Tedder (el Reino Unido) y, también, por Carl Andrew Spaatz (EE.UU) y Jean de Lattre de Tassigny (Francia) que actuaron como testigos.
 
Parece que los aliados no apreciaron plenamente el significado propagandístico de la toma de Berlín y todo lo que estaba relacionado con la firma de la capitulación. Por el contrario, lo entendía perfectamente Stalin, para quien firmar el acta de la capitulación en el territorio de Francia era inadmisible. Este documento tenía que ser firmado en Berlín, tomado por el Ejército Rojo, y uno de sus principales participantes tenía que ser un representante de la URSS de alto rango, pues la victoria sobre el fascismo iba a convertirse en un elemento importante de la política soviética en los años siguientes. En efecto, el documento firmado el día 7 de mayo fue llamado el “Protocolo inicial de la capitulación del Tercer Reich” y solo el siguiente se consideró vigente. Además, el hecho de firmar el documento a las 22:43 horas supuso que, según la hora de Moscú, la fecha ya cambió a las 00:43 del 9 de mayo. Esto causó una situación curiosa, ya que, en los años siguientes, en los paises occidentales se celebraba el fin de la guerra el día 8 de mayo, mientras que la URSS y sus satelites celebraban la victoria sobre el fascismo un día más tarde.
 
En Polonia, el asunto fue reglado por el decreto de Bolesław Bierut del día 8 de mayo de 1945, en el que se declaraba que “el día 9 de mayo, siendo el día del fin de las acciones bélicas, será la Fiesta Nacional de la Victoria y de la Libertad”. En la República Popular de Polonia, esta situación dio lugar a dudas: el acta de la capitulación estaba fechado al 8 de mayo y, además, precisaba que el fin de las acciones bélicas tendría lugar el día 8 a las 23:01 horas. Las autoridades comunistas en Polonia intentaron sosegar esta disonancia, argumentando que hay que celebrar el 9 de mayo puesto que es el primer día de la libertad después de la guerra.
 
Sin embargo, hay que recordar que la firma del acto de la capitulación no supuso el fin de las acciones bélicas. Las últimas tropas alemanas en Europa se rindieron sólo el 15 de mayo (en Yugoslavia), y la II Guerra Mundial terminó finalmente con la capitulación del Japón el 2 de septiembre de 1945.
 
Piotr Długołęcki, Historiador, MAE

Para saber más sobre Polonia y los polacos en la II Guerra Mundial, consulten la nueva página creada por el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Casa de Encuentros con Historia: http://www.ww2.pl

Niemiecki gen. Alfred Jodl podpisuje dokument bezwarunkowej kapitulacji, 7 maja 1945 r./Franklin D. Roosevelt Library Public Domain Photographs 

#

design by