Institutio Polaco de Cultura Madrid
Volver

79 aniversario de la invasión soviética de Polonia

Historia
79 aniversario de la invasión soviética de Polonia

El día 17 de septiembre 1939, cumpliendo los acuerdos del pacto secreto Ribbentrop-Mólotov firmado por el IIIº Reich y la Unión Soviética el 23 de agosto del mismo año, el Ejército Rojo entró al territorio de Polonia. En el acuerdo soviético alemán se había planificado la división del Estado polaco entre los dos invasores. La URSS se había comprometido también a apoyar la Alemania nazi en las acciones bélicas contra Polonia.

Como pretexto formal para justificar su agresión, la Unión Soviética declaró la desintegración del Estado Polaco a raíz de la agresión alemana y la esperada evacuación del gobierno polaco de Varsovia. De esta forma las autoridades soviéticas unilateralmente declararon como inválidos los acuerdos bilaterales anteriores, entre los cuales estaba el pacto de no-agresión entre Polonia y la URSS, firmado en 1932. En realidad, el 17 de septiembre las autoridades de la República Polaca se encontraban todavía en el territorio polaco. En su discurso, el Presidente del Estado Polaco, Ignacy Mościcki, definió las acciones de la Unión Soviética como un acto de agresión. De hecho se trataba de la violación de los pactos y de la ley internacional.

El Ejército Rojo se encontró con la resistencia polaca entre otros en Vilna, Grodno y Lvov. En estas ciudades y en otros territorios orientales, tuvieron lugar numerosos actos de violencia hacia los prisioneros de guerra polacos, así como hacia la población civil. Con la justificación de la invasión por su preocupación por la seguridad de la población de origen belorruso y ucraniano, las autoridades soviéticas abiertamiente animaban a los representantes de estas nacionalidades para que atacasen a los polacos.
Junto con las tropas regulares del ejército soviético, empezaron a actuar en el territorio polaco las unidades especiales de la NKVD, cuya tarea consitía en la liquidación de las estructuras del Estado polaco y de la posible resistencia. Por tanto tuvieron lugar arrestos y ejecuciones masivos de los miembros de la élite polaca. Ignorando las convenciones internacionales, la mayoría de los oficiales polacos arrestados por la URSS, cayeron víctimas del Crimen de Katyn. Centenares de miles de polacos fueron deportados en las partes remotas de la Unión Soviética (principalmente a Siberia y a Kazajistán). El objetivo de estas acciones fue la intención de la total aniquilación del Estado Polaco y de la integración de los territorios ocupados al Estado soviético.

La invasión soviética precipitó la decisión del Gobierno polaco de abandonar el país la noche del 17 al 18 de septiembre de 1939 y la fundación de las estructuras gubernamentales y militares polacas en el exilio bajo el Presidente Władysław Raczkiewicz. De esta forma se mantuvo la continuación institucional que permitió al Ejército polaco continuar la lucha armada en el extranjero.

La derrota en la guerra de 1939 no acabó con la resistencia en Polonia. A pesar de las persecuciones por parte de los dos países agresores, ya el 27 de septiembre de 1939 fue creada la organización Servicio a la Victoria de Polonia. Las estructuras de la resistencia polaca se convirtieron gradualmente en un Estado clandestino más desarrollado en toda la Europa ocupada. Como consecuencia del reparto de Polonia entre las dos potencias totalitarias empezó la exterminación de la población que duró hasta 1945.

World War Two was one of the most traumatic periods in Poland’s history. Its consequences continue to exert a major impact on Polish foreign policy. Despite the passage of 79 years since September 1939, the Polish nation continues to play the role of a special guardian of memory about these events. The war that began at daybreak on 1 September 1939 by the Third German Reich’s invasion of the Republic of Poland was the most barbaric and genocidal conflict in the history of the world. It is unparalleled both on account of the tens of millions of its victims, its enormous material losses, but also on account of the complete breakdown of all moral and ethical norms.

#

design by