Institutio Polaco de Cultura Madrid
Volver

2014 - Año Karski

Historia
2014 - Año Karski
Foto: E. Thomas Wood

Jan Karski nació el 24 de abril de 1914 en Łódź, una ciudad liberal y multicultural, que contribuyó a formar su visión del mundo. Su verdadero nombre era Jan Kozielewski y era octavo y último hijo de una familia modesta. En 1931 empezó los estudios de derecho y diplomacia en  la Universidad Jan Kazimierz de Lvov. Karski fue un estudiante brillante. Sus companeros recuerdan que tenía una memoria prodigiosa. Tras terminar sus estudios pronto consiguió trabajo en el Ministerio de Asuntos Exteriores y fue enviado a realizar prácticas en los consulados polacos en Ucrania, Rumania y Alemania. En este último país fue testigo de la celebración del Día del Partido Nazi en Núremberg en 1935. Fue su primer contacto con la propaganda nazi y quedó impresionado por el fanatismo de la multitud congregada por el evento. Posteriormente enviado a Ginebra y a Londres, principalmente para perfeccionar sus conocimientos de idiomas, en 1938 fue llamado a Varsovia para hacer un curso especial del servicio exterior, que terminó con la mejor nota de todo el grupo. 
El 1 de septiembre 1939 Polonia fue invadida por las prevalecientes fuerzas alemanas y el 17 de septiembre desde el este avanzó contra Polonia el ejército soviético. Polonia estaba atrapada. Karski fue tomado como prisionero por los soviéticos. Poco después supo que los soldados originarios de las zonas anexionadas por el Tercer Reich, como era el caso de Łódz, serían enviados a su lugar de procedencia. Ya que esto no concernía a los oficiales, Karski se hizo pasar por soldado raso que estaba preocupado por su mujer embarazada. La jugada le salvó su vida. Sus companeros oficiales, considerados enemigos de clase por los soviéticos, fueron asesinados en la Masacre del Bosque de Katyń.
Karski fue enviado a un campo de trabajo en Alemania. Durante el traslado, se fugó saltando de un tren en marcha. Consiguió llegar a Varsovia, donde se puso en contacto con la Resistencia polaca convirtiéndose en un emisario del Estado Clandestino. Llevó a cabo tres misiones pero durante la última de ellas, cuando estaba cruzando Eslovaquia con un guía, fue delatado y capturado por los alemanes. Karski fue brutalmente torturado y para no revelar los secretos que conocía, intentó suicidarse. Sus torturadores le llevaron a un hospital en Nowy Sacz en Polonia, esperando que una vez recuperado podrían seguir interrogándole. Sin embargo, unos días después, la Resistencia organizó su fuga del hospital. 
En el verano de 1942, fue encargada a Karski la histórica misión a Occidente. Su cometido fue llevar primero a Londres y más tarde a Washington, la información de primera mano sobre lo que había visto con sus propios ojos en el gueto de Varsovia y en el campo de tránsito desde dónde los judíos eran enviados a los campos de exterminio nazis. Su informe es una de las fuentes más importantes de la historia de la ocupación de Polonia.
Karski fue introducido en el gueto de Varsovia donde unas semanas antes habían comenzado las deportaciones de judíos al campo de exterminio de Treblinka.
En el gueto, los dirigentes judíos mostraron a Karski escenas que le perseguirían durante el resto de su vida. Le dijeron: “Por favor describa a los aliados lo que está viendo. Dígales que empiecen a bombardear ciudades alemanas inmediatamente y que arrojen bombas sobre las líneas de ferrocarril que conducen a los campos de exterminio. Que abran las fronteras a nuestros hermanos que buscan refugio y que movilicen a los judíos en Occidente para que exijan el fin del genocidio”. 
Karski salió hacia Occidente en otono de 1942. La información que tenía que trasladar fue grabada en un microfilm y escondida en una llave de casa hueca. En junio de 1943 el Presidente Roosevelt recibió a Karski en la Casa Blanca y estuvo con él más de una hora. A la salida, Karski estaba eufórico. Estaba convencido de que los aliados iban a emprender acciones inmediatamente. “Realmente emanaba esplendor, poder, grandeza … un líder de la humanidad,” escribió Karski más tarde. Pero Roosevelt no actuó. 
El Ministro de Asuntos Exteriores británico, Anthony Eden, el Secretario de Guerra norteamericano Henry Stimson, obispos y eminentes periodistas oyeron el dramático informe de Karski. Pero muchos de ellos lo recibieron con escepticismo. Les resultaba imposible creer que nadie, ni siquiera los nazis, fuera capaz de intentar exterminar un pueblo entero.
 
En septiembre de 1943 la identidad falsa de Jan Karski fue descubierta por los alemanes. La propaganda nazi le describió como un agente bolchevique al servicio de judíos americanos.  Estaba claro que no podía volver a Polonia. En vista de eso, el gobierno polaco en el exilio decidió enviarlo nuevamente a los Estados Unidos para escribir un guión y conseguir que se rodara una película basada en sus hazañas, y así ganar el apoyo de los americanos para la causa polaca. Al final en vez del guión escribió su famoso libro "La Historia de un Estado Clandestino", publicado en noviembre de 1944, que inmediatamente se convirtió en un gran éxito, vendiendo 400.000 ejemplares.
Debido a los cambios geopolíticos después de la segunda guerra mundial Jan Karski se quedó en los Estados Unidos, donde en 1948 empezó los estudios de doctorado en la Universidad de Georgetown en Washington, qué culminó obteniendo el título de doctor cuatro años más tarde. En 1954 obtuvo la ciudadanía estadounidense. Durante los siguientes 40 años impartió clases de historia y ciencias políticas en la prestigiosa Escuela Diplomática de Georgetown. En 1985 publicó los resultados de esta investigación en un tomo titulado “Las Grandes Potencias y Polonia (1918 – 1945). De Versalles a Yalta”.Jan Karski murió el 13 de julio de 2000 en Washington DC, donde está enterrado.
La revista estadounidense Newsweek incluyó a Karski en la lista de personajes más destacados y heroicos del siglo XX. Su misión durante la guerra fue considerada como uno de los hitos morales de nuestra civilización. El 29 de mayo de 2012 el Presidente Barack Obama concedió a Karski, a título póstumo, la Medalla Presidencial de la Libertad.

#

design by